Los inventarios de crudo semanales de EEUU aumentan  en 2,84 millones de barriles hasta los 359,42 millones de barriles. Además, los inventarios de gasolina ascendieron hasta los 216,79 millones de barriles, 2,22 millones más; mientras que los inventarios de derivados ascendieron hasta los 144,153 millones.