Los inventarios de petróleo de Estados Unidos registraron una inesperada expansión la semana pasada, mientras que las existencias de productos derivados cayeron debido a la continua disminución de la actividad de refinado, según datos publicados el miércoles por el Departamento de Energía de Estados Unidos. Los inventarios de crudo se incrementaron en 2,3 millones de barriles a 328,99 millones de barriles en la semana concluida el 29 de enero.