Los inventarios estadounidenses de crudo cayeron más de lo esperado la semana pasada, porque las refinerías locales elevaron el procesamiento de petróleo, mostró el jueves un informe del Gobierno. Así, el crudo cayó un 5,4, mientras que las previsiones auguraban una caída del 0,7. La Administración de Información de Energía (EIA por su sigla en inglés), agregó en su reporte que las existencias de gasolina se redujeron menos de lo esperado en la semana al 22 de mayo y que las de los destilados crecieron, aunque por debajo de lo previsto por los analistas encuestados por Reuters. La gasolina bajó un 0,6, mientras que los expertos esperaban un descenso del 1,5 y los destilados aumentaron un 0,3, lejos de la subida del 1,1 pronosticada.