Los ingresos personales en Estados Unidos aumentaron un 0,4% en septiembre. Este dato está en línea con la cifra esperada por el consenso del mercado. Además, el gasto personal bajó al 0,3% , una décima por debajo de lo previsto.