Los dos fundadores de Vueling, el consejero delegado, Carlos Muñoz y el director general, Lázaro Ros, han perdido el 40,3% del dinero invertido hace dos semanas en reforzar su presencia en el capital de la aerolínea, después de que hoy la aerolínea cerrará plana en 8 euros por título. Ambos incrementaron su participación el pasado 19 de septiembre en la compañía con la adquisición en el mercado de 24.345 acciones con una inversión superior a los 300.000 euros. En estos momentos, esa partida tiene un valor de 194.760 euros, con unas minusvalías acumuladas superiores a los 130.000 euros. Concretamente, el consejero delegado compró 20.000 acciones a un precio de 13,42 euros, lo que supuso un desembolso de 268.400 euros. En dos semanas, Carlos Muñoz ha perdido con esta inversión 108.400 euros. Así, pasó de ser titular del 5,52% del capital a contar con el 5,66%, con un total de 846.262 acciones, valoradas 6,7 millones de euros según su actual precio de mercado.