El Sindicato Profesional Independiente de Controladores Aéreos (SPICA) advirtió hoy de que a partir del próximo 1 de abril el colectivo cumplirá con la jornada básica pactada por convenio, que asciende a 1.200 horas anuales, lo que tendrá "consecuencias inmediatas en la fluidez y en la seguridad de las operaciones". "A partir del 1 de abril no estaremos en huelga, sino que nuestra jornada, pasará a ser la básica", señala en un comunicado el sindicato minoritario, que explica que a petición de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA), el 31 de marzo finalizará el acuerdo de prolongación de la jornada por la que el colectivo realiza "voluntariamente" 1.700 horas anuales.