Los swap de impago de créditos soberanos europeos (CDS), usados para proteger a los bonistas frente a la mora, registraron un volumen récord la semana pasada como consecuencia de la volatilidad que rodea a Grecia y de la preocupación por sus finanzas públicas.  Los datos publicados el miércoles por el índice Markit iTraxx SovX Western Europe, que refleja a las 15 naciones de Europa occidental, registró un aumento de 71.000 millones de dólares (50.862 millones de euros) en el volumen de operaciones brutas.