El selectivo español no logra salir de los números rojos presionado ahora por las caídas de los grandes valores. Además, el mal comienzo de la temporada de resultados empresariales, el aumento de la inflación española y el rechazo de Eslovaquia a flexibilizar el fondo de rescates europeo no infunden confianza a los inversores. El Ibex 35 cae un 0,90% hasta los 8.812 puntos.

La balanza se desestabiliza hacia el lado negativo debido a varias noticias negras: Banesto, que ha abierto la temporada de resultados, ha ganado menos de lo previsto por la inestabilidad del mercado; la inflación española aumentó en septiembre al 3,1%; y Eslovaquia ha votado en contra de la ampliación del Fondo de Rescate Europeo.

Así pues, ¡ los blue chips descienden a la parte baja de la tabla. Repsol es la más castigada, perdiendo un 1,56%. Iberdrola se deja un 1,39%, Telefónica un 1,49%, Santander un 1,37% y BBVA un 1,07%.

En cambio, Sacyr se dispara un 4,61%, a pesar de que la banca extranjera se ha negado a renovar unos 1.500 millones del préstamo que tiene contraído esta compañía. De lejos le sigue Técnicas Reunidas (2,63%) que sigue cotizando su contrato en Bolivia y que tanto gustó ayer a los inversores.

A destacar que, pese a las trabas a la salida de la crisis europea, algunos bancos españoles regresan a terreno positivo. CaixaBank sube un 0,12% y Sabadell un 0,04%.

En el Mercado Continuo…
El protagonista de la sesión, Banesto, sigue castigado por los inversores, que esperaban unas mejores cuentas de los nueve primeros meses. La acción cae un 0,33%.

Tras un comienzo discreto, Sniace y Banco de Valencia recuperan sus puestos de valores más revalorizados esta semana. Sniace se dispara un 14,90% y la financiera levantina un 12,69%.

Las pérdidas más abultadas son para Nicolás Correa, que cede un 4,17% y Lingotes, perdiendo un 3,85%.