Aeropuertos de París (ADP) tuvo 272,6 millones de euros de beneficios el pasado año, un retroceso del 15,3% que se explica por varios elementos excepcionales, anunció hoy el concesionario de las plataformas aeroportuarias de la capital francesa. El principal de esos elementos fue el incremento del 31,6% del impuesto sobre los beneficios hasta 141,8 millones de euros, precisó en un comunicado ADP, que destacó que sin los elementos no recurrentes, su resultado neto en 2008 hubiera crecido un 12,6%. El resultado bruto operativo (EBITDA) aumentó un 12% hasta 848 millones de euros, algo que la empresa atribuyó al control de sus gastos corrientes pese a la apertura de nuevas capacidades.