Los bancos españoles ganaron 4.052 millones de euros en el primer trimestre del año, lo que supone un descenso del 21,5% respecto al beneficio obtenido en el mismo periodo del ejercicio anterior, cifrado en 5.160 millones de euros, según datos publicados hoy por la Asociación Española de Banca (AEB).
La patronal bancaria consideró que estos resultados demuestran la capacidad de los bancos de gestionar la actividad en el entorno financiero "complejo" y en un "contexto de profunda recesión económica".

La morosidad se elevó hasta el 2,95% desde el 1,23% contabilizada un año antes, con un índice de cobertura del 77%.

La AEB advirtió de que es fundamental no confundir morosidad con pérdida, ya que la mayor parte de la morosidad suele recuperarse con el tiempo. A su juicio, esta idea está avalada por el hecho de que la inversión crediticia de los bancos españoles cuenta con un alto grado de garantía hipotecaria que respalda la posibilidad de recuperar gran parte de las inversiones.

El margen de intereses alcanzó los 11.655 millones, un 32,3% más, mientras que el bruto aumentó un 10,9%, hasta 17.705 millones. El resultado de la actividad de explotación, por su parte, cayó un 13,8%, hasta 5.982 millones.

Las dotaciones a provisiones se situaron en 4.135 millones hasta marzo, frente a los 2.456 millones de hace un año, mientras que los créditos a la clientela alcanzaron 837.456 millones, un 4,3% más, y los depósitos crecieron un 9,3%, hasta 669.810 millones.