El Gobierno de Ángela Merkel ha aprobado hoy en Consejo de Ministros, que ha contado con la asistencia extraordinaria de la ministra francesa de Finanzas, Christine Lagarde, un anteproyecto de ley para el establecimiento de una tasa a través de la que los bancos alemanes aportarán 1.200 millones de euros anuales a un fondo para financiar futuros rescates en el sector.