Los activos inmobiliarios adjudicados y adquiridos por bancos y cajas de ahorros como consecuencia de impagos de préstamos hipotecarios y daciones en pago de deudas alcanzaron los 15.300 millones de euros en el primer trimestre del año, lo que supone multiplicar por casi ocho los activos de 2007, según un estudio de DBK.

   En este contexto, las principales entidades están reforzando sus estrategias para dar salida al 'stock' inmobiliario, destacando la reactivación o creación de sociedades de gestión inmobiliaria, el desarrollo de portales web, la suscripción de acuerdos con consultoras inmobiliarias y la organización de subastas.