Los accionistas de Abertis podrán decidir hasta la próxima semana si toman acciones de la nueva Saba Infraestructuras o prefieren cobrar un dividendo extraordinario.

Los accionistas de Abertis podrán decidir hasta la próxima semana si toman acciones de la nueva Saba Infraestructuras, la sociedad a la que el grupo segregará sus negocios de aparcamientos y logística, o en vez de ello optan por cobrar un dividendo extraordinario.

Los socios que aboguen por percibir el dividendo recibirán 0,67 euros brutos por acción el próximo miércoles, 27 de julio, según el calendario fijado para la operación.

En el supuesto de que los accionistas quieran estar presentes en Saba, tendrán derecho a una nueva acción de esta empresa por cada título de Abertis con que cuenten en la actualidad.

La Caixa, primer accionista de Abertis, tomará acciones de Saba, con lo que tendrá una participación del 20,7% en el capital de la empresa.