Reino Unido anunció hoy que los miembros del G-20 han llegado a un acuerdo para atacar los paraísos fiscales que conllevará que "la era del secretismo bancario llegue a su fin" y se mostró convencido de que la reunión que se celebra hoy en Londres concluirá con un acuerdo global debido al "interés compartido" en la "necesidad de unirse" para superar la crisis financiera. En declaraciones a los medios de comunicación, el titular del Tesoro británico, Alistair Darling, restó trascendencia al posicionamiento del eje franco-alemán, que había amenazado con abandonar la cumbre en caso de no recabar compromisos "concretos" en materia de regulación y se mostró convencido de que el "gran" trabajo del anfitrión, el primer ministro, Gordon Brown, dará como consecuencia un pacto global.