El gigante bancario británico Lloyds Banking Group (LBG), controlado en 43% por el Estado, suprimirá 1.200 empleos adicionales, con lo que ascenderán a 8.000 los puestos suprimidos desde principios de año, afirmó el jueves el sindicato Unite.