Son declaraciones del presidente de la petrolera italiana ENI, Paolo Scaroni, en las que asegura que la producción de Libia está cayendo al nivel de 1,2 millones de barriles menos por día.