Wall Street abre con dudas en una sesión en la que todas las miradas están puestas en el sector bancario y en un valor concreto: Goldman Sach. Las cuentas mejores de lo esperado de la entidad y el repunte de las ventas minoristas en junio (+0,6 por ciento) no son suficientes para ver avances. El Dow Jones cede un 0,06 por ciento hasta los 8.326 puntos.
Los principales indicadores de Wall Street no consiguen decantarse en la apertura por un signo positivo claro, tras el fuerte repunte de la última sesión. No lo consigue en particular el tecnológico Nasdaq, que cede un 0,22 por ciento en los primeros compases de la sesión y se coloca en los 1.729 puntos. El S&P 50, por su parte, logra repuntar un 0,09 por ciento hasta los 900 puntos. El buen tono no se impone se impone pese a conocerse unas cuentas de Golman Sach mejores de lo previsto y varios datos macroeconómicos. Entre estos últimos, los precios al productor de Estados Unidos subieron el doble de lo esperado en junio por una fuerte alza en los precios finales de la energía. Los precios pagados a las puertas de fábricas y granjas de Estados Unidos se incrementaron un 1,8 por ciento, su mayor ganancia desde noviembre del 2007. Mientras, las ventas minoristas subieron en junio un 0,6 por ciento, más de lo esperado, impulsadas por un gran salto en las ventas de automóviles. Junto a ello, no perder de vista el dato de las ventas de las cadenas minoristas en Estados Unidos, elaborado por Redbook Research, que ha descendido un 1,7 por ciento durante la primera semana de julio.

Resultados empresariales

Por el lado de los resultados empresariales, Goldman Sach y de Johnson & Jonson acaparan la atención. Los títulos de la entidad bancaria se dejan un 0,36 por ciento, tras anunciar que ha ganado 3.440 millones de dólares en el segundo trimestre del ejercicio, por encima de los 2.050 millones de igual periodo del año anterior. Junto a ello, la compañía se ve salpicada por publicaciones que apuntan a que varios de sus ejecutivos vendieron acciones de la entidad por valor de casi 700 millones de dólares (unos 501 millones de euros) después del colapso del banco de inversión Lehman Brothers el pasado mes de septiembre. La mayor parte de las ventas tuvo lugar durante el periodo en el que la entidad disfrutó del respaldo del Gobierno mediante una inyección de liquidez de 10.000 millones de dólares en el marco del plan de rescate bancario.


Gráfico de Wall Street

Tras las cuentas trimestrales de Goldman Sach, el resto del sector bancario vive una sesión con tono mixto. Citigroup, que presentará resultados el próximo viernes, sube un 3,24 por ciento, American Express cede un 0,49 por ciento, un 0,85 por ciento repunta Bank of America, mientras que JP Morgan se deja un 0,86 por ciento. Por su parte, la aseguradora AIG se dispara casi un 10 por ciento en una jornada en la que el grupo financiero CIT Group, que en los últimos días se ha convertido en el foco de atención de Wall Street por sus problemas financieros, ha anunciado que está en negociaciones con los reguladores estadounidenses con el fin de alcanzar una serie de medidas "para mejorar la posición de liquidez a largo plazo de la compañía". Los títulos de la compañía cotizan comienzan con fuertes alzas del 23,7 por ciento.

Atención también al comportamiento de Johnson & Johnson y de Intel, que también publicarán resultados este martes. La primera ha obtenido un beneficio neto de 3.208 millones de dólares en el segundo trimestre, lo que supone un retroceso del 3,6 por ciento respecto al mismo periodo de 2008. Sin embargo, la parte positiva es que confirma previsiones para el conjunto del ejercicio. Los títulos de Johnson & Jonson ganan un 1,06 por ciento, mientras que los de Intel avanzan un 1,09 por ciento. Según los expertos, la temporada de resultados será especialmente analizada esta vez en busca de señales de que la economía tocó fondo. Mucho más después de que el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Timothy Geithner, haya señalado que "parece realista esperar una recuperación gradual, con más altibajos que lo normal y problemas temporales".

En el sector tecnológico…

Las acciones del fabricante informático estadounidense Dell bajan un 3,69 por ciento, después de advertir de un "modesto descenso" en sus márgenes de segundo trimestre fiscal, que finaliza el 31 de julio, debido a un mayor coste de los componentes, un entorno de precios competitivo y una evolución desfavorable de la demanda corporativa. No obstante, el grupo Dell destaca que la demanda de sus productos parece haberse estabilizado, por lo que prevé registrar un ligero incremento secuencial de las ventas.

En el mismo sector, Sun Microsystems, que será adquirida por Oracle, ha anunciado que prevé cerrar el cuarto trimestre de su ejercicio fiscal con pérdidas por acción de entre 0,24 y 0,34 dólares y registrar un descenso de su facturación cercano al 30 por ciento. En bolsa reacciona con descensos del 0,38 por ciento. Por su parte, el fabricante de software Microsoft ha contraatacado a la ofensiva de Google de lanzar un sistema operativo gratuito, el Chrome OS. Microsoft ha anunciado hoy que lanzará una versión gratuita y 'online' de algunos de sus programas más populares, como el paquete Office y el sistema Cloud, diseñado para extender Windows a la red. Las acciones de la compañía presidida por Bill Gates bajan un 0,77 por ciento mientras que las de Google caen un 0,54 por ciento.