Las ventas del sector minorista en EEUU registraron en junio un avance mensual de seis décimas, su mayor repunte en cinco meses, aunque en términos interanuales el dato se sitúa un 9% por debajo de junio de 2008, según informó el Departamento de Comercio.
El buen dato de junio vino en gran medida impulsado por las ventas de automóviles, que se beneficiaron de los diferentes incentivos a la compra de vehículos, así como por los mayores precios del combustible.

De este modo, el dato que excluye las ventas de automóviles y componentes mostró un incremento de dos décimas respecto al mes anterior.

Por otro lado, los precios mayoristas expeimentaron un fuerte incremento del 1,8% en junio ante el encarecimiento del combustible, frente al aumento de dos décimas registrado en mayo.