El banco Goldman Sachs obtuvo un beneficio neto de 3.435 millones de dólares (2.458 millones de euros) en el segundo trimestre, lo que supone un incremento del 65% respecto al mismo periodo del ejercicio precedente, que entonces reflejaba la evolución entre los meses de marzo y mayo, aunque la entidad modificó a partir de este ejercicio su calendario contable para adaptarlo al año natural.
La entidad de Wall Street obtuvo un beneficio por acción de 4,93 dólares, frente a los 4,58 dólares del segundo trimestre de 2008. Asimismo, precisó que sin contabilizar el pago del dividendo extraordinario de 426 millones de dólares ligado a la recompra de acciones preferentes del TARP, su beneficio por acción habría alcanzado los 5,71 dólares.

La cifra de negocio de Goldman Sachs experimentó un crecimiento del 46%, hasta 13.761 millones de dólares (9.836 millones de euros), gracias a la unidad de trading e inversiones, cuya facturación mejoró un 28%, especialmente en la división de renta fija, divisas y materias primas (FICC), donde creció un 186%, hasta un récord de 6.800 millones de dólares (4.860 millones de euros).

Por su parte, la unidad de gestión de activos de Goldman Sachs facturó un 28% menos y la de banca de inversión sufrió un retroceso del 15%.

"Aunque continúa la fragilidad de los mercados y reconocemos los desafíos para el conjunto de la economía, nuestros resultados del segundo trimestre reflejan la mejoría de las condiciones financieras en los mercados, así como la profundidad y diversidad de nuestra clientela", destacó el presidente y consejero delegado de Goldman Sachs, Lloyd C. Blankfein.

En el conjunto de los seis primeros meses del año, Goldman Sachs obtuvo un beneficio neto de 5.249 millones de dólares (3.757 millones de euros), un 46% más, mientras que su cifra de negocio creció un 31%, hasta 23.186 millones de dólares (16.571 millones de euros).

Las acciones del quinto mayor banco de EEUU por activos han experimentado un avance del 77% en lo que va de año y en el día de ayer cerraron a 149,44 dólares, casi tres veces por encima del mínimo de 52 dólares por acción del pasado 20 de noviembre.