Un indicador de la demanda futura de viviendas usadas en Estados Unidos aumentó por quinto mes consecutivo en junio, su mayor racha alcista en seis años, lo cual es otra señal de la recuperación del mercado de viviendas. La Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios, o NAR por sus siglas en inglés, informó el martes que su índice de ventas pendientes de viviendas usadas ascendió en junio un 3,6% a 94,6, frente a la lectura de 91,3 en mayo.
Sobre una base internanual el índice su ubicó un 6,7% sobre el nivel de 88,7 registrado en junio del 2008. La última vez que las ventas ascendieron por cinco meses consecutivos fue en el 2003, informó la NAR.

El índice se basa en los contratos firmados para la compras de viviendas previamente ocupadas y sirve como herramienta de predicción para el mercado de viviendas usadas. La cifra de mayo fue revisada frente a su estimación original de 90,7.  El ascenso del 3,6% en junio fue mayor que el ascenso del 0,5% que esperaban los analistas.

El mes pasado, la NAR informó que las ventas de viviendas aumentaron en junio un 3,6% a una tasa anual de 4,89 millones. Los compradores están aprovechando el pronunciado descenso en los precios. "Las tasas de interés hipotecario históricamente bajas, los precios asequibles de las viviendas y una mayor selección están alentando a los compradores que se encontraban en los márgenes", afirmó Lawrence Yun, economista jefe de la NAR.