Las ventas pendientes de viviendas en Estados Unidos disminuyeron en noviembre un 2,6%. Los analistas esperaban una disminución del 0,5% para este indicador, por lo que el dato es peor que lo esperado. Esta estadística mide las viviendas que ya han sido apalabradas pero cuyos contratos aún no han sido formalizados.