Las ventas minoristas de Alemania descendieron un 1,5% en términos reales en el mes de agosto de manera inesperada, lo que indica que el consumo sigue sin repuntar a pesar de la recuperación económica. En términos interanuales, las ventas minoristas registraron un descenso del 2,6% en términos reales, señaló la Oficina Federal de estadística. La economía alemana salió de recesión durante el segundo trimestre con un crecimiento del 0,3% en tasa intertrimestral, lo que hace prever una recuperación de los indicadores en el tercero gracias a la mejora de las exportaciones.