Las venta de viviendas de segunda mano pendientes del mes de agosto bajaron un 6,5% en EEUU, según datos de la asociación nacional de agentes inmobiliarios (NAR). Los analistas había pronosticado un descenso de tan sólo el 2,1%.