Las ventas de nuevos vehículos en Japón han caído en el mes de junio un 11,2 por ciento con respecto al pasado ejercicio, por lo que acumulan ya 24 meses con descensos. Según la asociación de concesionarios, los consumidores nipones han preferido adquirir televisores con pantalla plana y productos digitales y han realizado un mayor uso del teléfono móvil.