Las ventas de automóviles en China se incrementaron un 48% durante el mes pasado y un 18% en la primera mitad del año, hasta alcanzar 6,1 millones de unidades, lo que convierte a este país en el primer mercado automovilístico mundial, según informa hoy el diario económico Financial Times. Este incremento de ventas en China en la primera mitad del año ha sorprendido tanto a los analistas como a los representantes del Gobierno chino, que preveían una caída de las matriculaciones en el país, a consecuencia de la crisis económica. De esta manera, varios fabricantes de automóviles instalados en el país como Volkswagen o General Motors han tenido que incrementar los volúmenes de producción de las 'joint ventures' que mantienen en China con el fin de responder a la creciente demanda de sus automóviles.