Las ventas de casas nuevas subieron un 2,8% en Estados Unidos el mes de julio en contra de las previsiones de los analistas, que esperaban una caída del 1,7%.