Las solicitudes de hipotecas en EE UU bajaron un 4,5% en la última semana, frente a una subida del 0,3% en el periodo anterior.