“En el largo plazo la renta variable siempre logra rentabilidades positivas”. “Tras el ruido lo importante son los fundamentales de las compañías”. Dos ideas repetidas por los profesionales de la bolsa y la gestión de activos que en el caso del Ibex 35 y el Brexit encajan a la perfección, ya que las siete mayores empresas del selectivo español se revalorizan de media un 32,7% desde el 24 de junio de 2016.

El 23 de junio el 51,9% de los británicos que acudió a las urnas votó a favor de que Reino Unido saliera de la Unión Europea, un resultado que ninguna encuesta preveía y que dejó al mercado en estado de ‘shock’ con caídas del 12,35% hasta los 7.787 puntos en el caso del Ibex 35, lo que supone el mayor desplome de su historia. IAG sufrió un caída del 26,86%, Banco Santander un 19,89% y Sabadell un 19,3%, con los bancos perdiendo 28.00 millones de euros en términos de capitalización bursátil.

 

 

La libra esterlina corrigió un 8% frente dólar y un 6% contra el euro. El FTSE 100 de Londres aguantó la embestida, con un descenso del 3,15%, ya que muchos inversores apostaron por la renta variable del país al considerar que una libra más barata frente al exterior era sinónimo de empresas más competitivas a la hora de exportar.

Este martes el Parlamento británico votará el pacto acordado entre el Ejecutivo de Theresa May y la Comisión Europea. Las previsiones muestran que los diputados rechazarán el pacto, por lo que Reino Unido podría salir de la UE sin acuerdo, algo que May ha calificado de “catástrofe”. Si May pierde la votación aún tendría la posibilidad de presentar un plan alternativo en un plazo de tres días, aunque los escenarios que se abrirían son tan amplios como la celebración de unas elecciones generales, un segundo referéndum, una moción de confianza o incluso la paralización del Brexit.

IAG se revaloriza un 52% pese a las dudas con su futuro

Más allá del ruido político en el corto plazo y de la volatilidad que pueda generar en el mercado, las acciones de las empresas del Ibex 35 con mayor presencia en Reino Unido se han recuperado del ‘shock’. El mercado británico supone alrededor de 38.300 millones de ingresos para el Ibex 35, un 7,5% de sus ingresos. Es tras España, Estados Unidos y Brasil, el cuarto mercado donde más intereses tienen expuestos las empresas del índice, según datos de FactSet.

IAG es la que más ingresos obtiene en el país, con un 33% de su facturación en libra esterlina. El holding de aerolíneas se ha revalorizado un 52% desde entonces y todo ello pese a las dudas que se han generado en los últimos días para operar libremente dentro de la Unión Europea tras el 29 de marzo, fecha en la que está fijada la salida oficial del Reino Unido.

La Comisión Europea exige a las aerolíneas que para volar sin ningún tipo de impedimento dentro de los países de la UE deben tener una estructura de capital con mayoría accionarial de estos países, algo que incumple IAG, en manos de Qatar Airways con un 21,5% de las acciones, Capital Group con un 13,25% y fondos como BlackRock, Aberdeen Standard Life e Invesco. El Gobierno de Pedro Sánchez, sin embargo, trabaja por defender la ‘españolidad’ de Iberia, lo mismo que Irlanda está haciendo por Air Lingus, con el fin de que Bruselas autorice a las compañías a trabajar con normalidad en la UE. El 33% de los ingresos del grupo provienen del mercado británico y es con ello la más expuesta al país.

Entre la ampliación de Heathrow y los problemas informáticos de TSB

Le sigue con cerca de un 29% de sus ingresos Banco Sabadell, que es la única gran compañía española que cotiza con caídas desde los niveles del Brexit y se deja un 7,5%. TSB, su filial en Reino Unido, sufrió en 2018 graves fallos en la migración de sus sistemas informáticos, lo que le ha supuesto la pérdida de 12.500 clientes, según reconoció su propio consejero delegado.

 

Las siete mayores empresas del Ibex en Reino Unido se revalorizan un 33% desde el Brexit

 

Ferrovial es la tercera compañía española en ingresos en el mercado británico con un 22% de su facturación. El grupo constructor ultima el traslado de su sede internacional desde Oxford a Ámsterdam, para que siga bajo la jurisdicción de la Unión Europea.

En 2018, de hecho, tanto su principal catalizador negativo como su positivo llegaron desde Gran Bretaña. El ejercicio estuvo marcado por las provisiones que tuvo que llevar a cabo por valor de 236 millones de euros tras un contrato fallido en Reino Unido para la rehabilitación y el mantenimiento de determinadas infraestructuras de la ciudad de Birmingham, adjudicadas a su filial Amey en 2009 y valorado en 3.000 millones de euros.

En tono positivo Ferrovial celebró en bolsa la aprobación por parte del Gobierno británico de la autorización para la expansión del aeropuerto londinense de Heathrow a través de la construcción de la tercera pista tras más de una década de debate entre la clase política del país. Ferrovial cuenta con una participación mayoritaria en el gestor del aeropuerto más grande del Reino Unido. La infraestructura busca operar 25.000 vuelos anuales más y prevé acometer su ampliación entre 2021 y 2026. Pese a todo, se revaloriza un 20,5% desde el 24 de junio.

Otras grandes corporaciones presentes en Reino Unido son Iberdrola con el 16% de los ingresos en el país, Telefónica con un 15% y Banco Santander con un 10%. Todas ellas se han recuperado del desplome del Brexit con alzas en bolsa del 13% en el caso de Telefónica, del 48% en el caso de Iberdrola y con un 41% en el caso de la entidad que lidera Ana Patricia Botín. Amadeus que también está presente en el país consigue un alza superior al 62% desde entonces.