Las reservas semanales estadounidenses de crudo subieron la semana pasada en 1,9 millones de barriles, hasta los 337,1 millones, según acaba de anunciar la Administración de Información Energética (EIA por su sigla en inglés) perteneciente al Departamento de Energía.