Durante la semana que finalizó el 19 de febrero las reservas de petróleo de Estados Unidos aumentaron en tres millones de barriles, por encima del alza de 1,9 millones que esperaba el Mercado. Según los datos publicados por el departamento de Energía, los inventarios de gasolina disminuyeron en 900.000 unidades, mientras que los de destilados para calefacción lo hicieron en 600.000.