Durante la última semana las reservas de petróleo de Estados Unidos registraron un incremento de 2,5 millones de barriles, mientras que las de gasolina se redujeron en un millones de unidades. En ese mismo periodo los inventarios de destilados para calefacción aumentaron en 800.000 barriles.