Que la segunda mayor farmacéutica estadounidense publique unas previsiones por debajo de lo esperado, no pasa desapercibido para el mercado. Es el valor que más cae del Dow Jones.

Merck ha presentado un BPA ajustado en el cuarto trimestre de 2010 de 88 centavos, por encima de los 83 centavos esperados. Sin embargo, incluyendo los costes extraordinarios de $1.700 millones por la suspensión del estudio sobre un medicamento, la pérdida neta fue de $531 millones.

Para 2011, la compañía ha anticipado un BPA entre $3,64 y $3,76, horquilla que se sitúa por debajo de los $3,81/acción previstos por el consenso. Además, ha retirado su previsión de crecimiento del BPA cercana al 10% para 2013.