Las inmobiliarias que cotizan en la Bolsa española han sufrido una caída media del 36,04% en lo que va de año, como consecuencia de la desaceleración por la que atraviesa el sector y de la fuerte restricción del crédito que, sin embargo, no ha afectado sobre el parqué a Testa y Martinsa-Fadesa. Los analistas estiman que las fuertes caídas de estas cotizadas se deben a la desconfianza de los inversores en este tipo de empresas y al parón del sector del "ladrillo". Además, el actual panorama de ralentización económica y la incertidumbre que acompaña a los mercados de renta variable desde el pasado verano, tras la crisis de las hipotecas "subprime" en Estados Unidos, han colaborado a los descensos de estas empresas en Bolsa.
Según los datos del mercado al mediodía de hoy, entre las inmobiliarias españolas que cotizan, sólo Testa y Martinsa-Fadesa experimentan subidas, del 32,87% y del 2,9%, respectivamente, en lo que va de año. Frente a ellas, la inmobiliaria Aisa lidera las caídas con un desplome del 69,07%, seguida de Afirma (69%), Colonial (57,45%) e Inbesos (52,37%). Tras ellas, se sitúan Urbas (41,94%), Realia (36,77%), Renta Corporación (34,56%), Sotogrande (22,58%), Inmobiliaria del Sur (34,5%), Parquesol (18,52%), Metrovacesa (17,44%) y la también constructora Sacyr-Vallehermoso, que acumula una bajada del 10,03%. En último lugar se sitúa Reyal Urbis, que cae un 4,46% en 2008. En cuanto a las constructoras que cotizan en bolsa, sólo han subido Ferrovial y OHL, que han registrado incrementos del 15,85% y 21,84%, respectivamente, en 2008. En el lado opuesto se sitúan Acciona, con una bajada del 13,71%, la mayor de entre las promotoras, seguida de FCC, con un descenso del 5,95%, y ACS, que apenas cae un 0,45% en lo que va de año.