El presidente de la Asociación de Promotores Inmobiliarios de Madrid (Asprima), José Manuel Galindo, ha solicitado hoy la colaboración de las entidades financieras para que no sean "absolutamente restrictivas del crédito con los promotores" y que tampoco se lo corten a los potenciales compradores, con el fin de que el sector puedan absorber cuanto antes el 'stock' de pisos en venta. En su opinión, los bancos y cajas han contribuido en cierta forma a la actual coyuntura, dado que, "antes de la actual crisis no sólo daban crédito barato, sino que perseguían con él", ha asegurado Galindo durante su intervención en un encuentro sectorial de Vivienda organizado por la revista 'Metros2'.
Galindo ha indicado que las inmobiliarias se han fijado la "supervivencia" como principal estrategia a corto plazo ante la actual crisis del sector caracterizada por una caída de la demanda por el empeoramiento de las condiciones de financiación. Esta estrategia debe pasar por incentivar las ventas y gestionar la deuda "con toda la objetividad y el realismo que sea posible" en colaboración con las entidades financieras, dado que, para la patronal, son "corresponsables" de la actual situación. Según Galindo, la actual crisis del sector y el nuevo modelo de negocio inmobiliario más moderado y sostenible que propugna el Gobierno no se alcanzarán hasta que no se "drene" dicho 'stock', algo que llevará entre tres o cuatro años. "Además, las empresas necesitan la cuenta de resultados para pagar la deuda, y ello pasa por realizar (vender) activos. Dada la iliquidez que actualmente presenta el suelo, las ventas pasan fundamentalmente por la venta de viviendas", ha explicado el presidente de los promotores madrileños. En opinión de Galindo, las promotoras inmobiliarias son conscientes de que "los excesos del pasado hay que drenarlos y, según ha asegurado, el sector ya ha reaccionado ante la actual situación frenando toda construcción de nuevas viviendas. Según sus datos, en 2008 no se construirán más de 200.000 nuevas viviendas, apenas una tercera parte de las 600.000 iniciadas el pasado ejercicio, lo que supondrá una reducción del 66% en la actividad de construcción de viviendas "con los consiguientes efectos perversos en cuanto a generación de empleo, generación de riqueza y contribución al crecimiento económico". En este sentido, calculó que el sector contribuirá al PIB con una tasa del 3% este año, una tercera parte del 9% que aportaba hasta ahora. En la misma línea se ha manifestado el consejero delegado de Foro Consultores, Luis Corral Anuarbe, quien cifró en un 75% la caída de las preventas (compromiso de compra) inmobiliarias este año. "Además, muchas de estas preventas no llegan a materializarse en escrituras de compras por rechazo de las entidades a facilitar el crédito", ha añadido. Abuarbe ha coincidido con Asprima al asegurar que, una vez que las inmobiliarias "han reaccionado de forma muy rápida y han dejado de poner producto en el mercado", la "clave" para superar la actual crisis es consumir el 'stock' de viviendas