Las inmobiliarias españolas duplicarán su facturación este año en el extranjero, hasta alcanzar un volumen de negocio de alrededor de 6.200 millones de euros, cifra que alcanzará los 9.500 millones de euros el próximo año. El número de sociedades inmobiliarias españolas con actividad en el extranjero se ha incrementado notablemente en los tres últimos años, impulsado por las atractivas oportunidades de negocio existentes en otros países, la gran liquidez de las empresas y las expectativas menos favorables en el mercado residencial español.