Las grandes inmobiliarias cotizadas registraron una pérdida neta conjunta de 2.044 millones de euros a cierre de los nueve primeros meses del año, lo que supone reducir en un 60,6% los 'números rojos' contabilizados el mismo periodo de 2008, según los datos de las empresas recogidos por Europa Press. Las provisiones por depreciación de activos ya realizadas años antes, las ventas de inmuebles a los bancos y la reducción de costes financieros frutos de refinanciciones de deuda llevaron a estas empresas a contener sus pérdidas. No obstante, la facturación conjunta de Colonial, Metrovacesa, Afirma, Martinsa, Realia, Vallehermoso, Renta Corporación, Reyal Urbis y Testa se redujo en un 24,6% entre enero y septiembre, hasta los 4.316,78 millones.