El G-14, lobby de las grandes inmobiliarias españolas, prevé que la construcción perderá este año unos 300.000 afiliados a la Seguridad Social, profundizando su caída a medida que se terminen las obras que están en marcha. Las grandes compañías inmobiliarias han señalado en un comunicado que los registros de paro y afiliación de junio son "malos" datos para el empleo en la construcción, con un récord "histórico" de repunte del desempleo (+70% en el último año) y un descenso de la afiliación superior al 10%.