Las grandes inmobiliarias españolas registraron unas pérdidas conjuntas de 2.559 millones de euros en 2009, lo que supone un descenso de casi el 70% en comparación con el año anterior, cuando los números rojos alcanzaron los 8.390 millones. Todas las inmobiliarias analizadas (Realia, Afirma, Metrovacesa, Vallehermoso, Reyal Urbis, Colonial y Martinsa-Fadesa) cerraron el periodo con pérdidas.