El G-14, grupo de las grandes inmobilarias, considera que ha llegado el momento de articular medidas que favorezcan una reactivación de la demanda de vivienda y de la actividad de construcción residencial. Según esta organización, todos los indicadores de actividad están en niveles mínimos históricos, "nunca vistos en crisis anteriores", por lo que es preciso poner las bases para que el sector toque fondo y pueda emprender una "suave estabilización y una próxima y futura recuperación".