La reclasificación de activos financieros, cuya aplicación se flexibilizó tras la revisión de las normas internacionales de contabilidad NIC 39 y NIIF 7, incrementó el patrimonio neto de las entidades financieras en 28.000 millones de euros, según los resultados del análisis realizado por el grupo de información financiera CESR-Fin