Las principales compañías eléctricas europeas están afrontando la crisis con recortes de inversiones y ventas de activos, después de haber elevado su endeudamiento un 113% entre 2006 y 2008, hasta 213.000 millones de euros según la XI Edición del Observatorio Europeo de los Mercados de Energía de Capgemini. El estudio concluye que la recesión económica internacional está poniendo al sector energético "bajo presión" y obligándole a adoptar medidas extraordinarias. El consumo mundial de electricidad cae a un ritmo del 3,5% y el de gas, del 3%, asegura.