La cotización de las eléctricas españolas está penalizada por la posibilidad de que entre en vigor la tarifa social anunciada por el Gobierno, según BNP Paribas. La entidad prefiere a Unión Fenosa, mientras que se mantiene neutral en Iberdrola y Endesa. Además, las eléctricas españolas se enfrentan a otras posibles implicaciones negativas, como el final del déficit tarifario a partir del próximo 1 de julio, agrega el informe. “Creemos que la reacción negativa ante estas empresas de servicios públicos españolas ha sido exagerada, ya que no esperamos ningún impacto negativo en este sector”, según la fuente.
La tarifa social eliminaría a lo sumo un máximo de 200 millones de euros en facturación para los servicios públicos, pero no está claro si estas empresas tendrán que contabilizar esta cantidad como pérdida o tendrán compensación con subidas de otras tarifas. “El único cambio relevante que podría aparecer el 1 de julio es la eliminación de las tarifas eléctricas reguladas para la industria, pero esto es improbable ya que causaría el pánico entre un grupo de clientes que representa el 29 por ciento de la demanda”, según BNP Paribas. La entidad financiera francesa opina que es más probable una liberalización gradual del segmento industrial hasta 2010, según los contactos de los analistas con las asociaciones sectoriales españolas. En cuanto a las empresas, BNP Paribas prefiere a Unión Fenosa y aconseja comprar más acciones, mientras que la recomendación para Iberdrola y Endesa es neutra.