El fabricante holandés Philips Electronics logró un beneficio atribuido de 1.446 millones en 2010, frente a los 424 millones del ejercicio anterior.
 Los números de Philips no cumplieron con las expectativas de ventas en el último trimestre del ejercicio, pues en el último trimestre de 2010 la compañía obtuvo un beneficio atribuido de 463 millones de euros, un 84,4% más que en el mismo periodo del ejercicio precedente, aunque inferior a la estimación de 532 millones del consenso del mercado.

Philips se desploma un 5,96% en la bolsa de Milán.