Las cajas de ahorros españolas lograron un beneficio neto atribuido al grupo de 2.650,8 millones de euros, un 36,3 por ciento más, informó hoy la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA).
Este resultado fue consecuencia del crecimiento sostenido de la actividad de las cajas al inicio del ejercicio, con un ritmo similar al del primer trimestre del año anterior, y a la aportación de las operaciones financieras, que crecieron un 84 por ciento. El margen de intermediación se elevó a 4.520,8 millones de euros, con un incremento del 23,1 por ciento, a pesar de que los costes financieros crecieron por encima de los productos, en ambos casos por la evolución al alza de los tipos de interés.