Las bolsas europeas han abierto a la baja este viernes, en una sesión en la que apenas habrá referencias económicas importantes más allá de la celebración de la cumbre del G7 en Canadá. Esta cita está marcada por la hostilidad a la que llegan a la cita los países que integran este selecto grupo de países contra Estados Unidos por la senda emprendida a favor del proteccionismo y contra el comercio.

Los analistas de Link Securities apuntan en su informe diario que "no esperan que se produzcan grandes avances en la reunión, que el presidente Trump abandonará antes de que concluya, tras haberse producido un rifirrafe entre el presidente de EEUU, Donald Trump, y sus homólogos francés, Emmanuel Macron, y canadiense, Justin Trudeau, a través de Twitter". 

Esta mañana el Nikkei de Tokio ha cortado una racha de cuatro subidas consecutivas, y en China el índice Shanghai Composite se ha sumado también a los descensos. 

Por índices, el Dax 30 alemán cae más de un 1%, el Ibex 35 también se mueve cerca del 1%, mientras el resto de índices se mueve con correcciones de medio punto porcentual al 0,9% que cae el Eurostoxx 50. 

Sede del Deutsche Bank.

En el Eurostoxx 50 no hay ningún valor que cotice con subidas en la apertura de la sesión y la caídas más significativas son las de Fresenius que se deja un 2,5%. Además de la compañía alemana, los bancos también cotizan con correcciones, mientras se extiende el rumor de una posible fusión entre el Deutsche Bank y Commerzbank. En los últimos días también se ha extendido el rumor de una posible fusión entre UniCredit y Société Générale. 

En la Bolsa de Londres, las acciones de la 'teleco' BT cotizan en rojo después de que se haya anunciado la salida de su consejero delegado, Gavin Patterson.

Los índices bursátiles estadounidenses también cerraron de forma mixta, y prácticamente planos, a excepción del Nasdaq, en el que los valores tecnológicos tienen un elevado peso, y que perdió un 0,7% ayer tras haber marcado tres récords históricos consecutivos en las sesiones precedentes. Al igual que en Europa, el sector que mejor se comportó fue el de la energía, gracias a la subida de los precios del crudo.

En el mercado del petróleo, el Brent cae un 0,6% hasta los 76,86 dólares por barril, mientras que el West Texas de EEUU corrige un 0,6% hasta los 65,55 dólares. El euro se cambia hasta los 1,1781 dólares, con una pequeña corrección para la divisa europea.

A nivel internacional, también es noticia la situación de Brasil, que sigue atravesando una situación complicada. "Hay riesgos de desestabilización con el real bajando a mínimos de dos años, a lo que se suma la huelga de camioneros, la reforma fiscal y la incertidumbre sobre las elecciones de octubre, como telón de fondo. El Bovespa recortó ayer al cierre un -2,98%, aunque durante la sesión llegó a recortar un -6%", recoge la firma de análisis Alphavalue.

Argentina ha recibido el visto bueno a un rescate especial de 50.000 millones del FMI. Por su parte, el Banco Central de Turquía vuelve a subir los tipos para evitar el desplome de la lira turca.

El mercado espera también conocer la propuesta británica sobre la solución para evitar una “frontera dura” con Irlanda del Norte, dentro de las negociaciones con la Unión Europea sobre el Brexit.