Se suponía que las bancarrotas, reestructuraciones, recortes de sueldo y cambios radicales en las flotas de aviones y los horarios iban a reducir los costos en aerolíneas estadounidenses más antiguas para que pudieran estar en condiciones de igualar las tarifas baratas de las aerolíneas de bajo costo que recién comienzan. No ha resultado ser así. La "brecha de costos" entre las aerolíneas históricas que han operado durante décadas en Estados Unidos y las más jóvenes, de bajo costo, se ha mantenido, según nuevos análisis de la consultora Oliver Wyman. A largo plazo, esto podría hacer que les resultara más difícil a las aerolíneas más antiguas igualar tarifas muy bajas. Preveía algo distinto. Preveía cierta reducción en la brecha", afirma Andrew Watterson, miembro socio de Oliver Wyman, una unidad de Marsh & McLennan Cos.