La cementera gala, Lafarge, ha registrado un beneficio neto de 600 millones de euros durante el tercer trimestre, lo que supone un incremento del 9% respecto a igual periodo de un año antes. Lafarge ha reafirmado los objetivo fijados para 2008 y espera alcanzar el 60% de los ahorros previstos para 2006-2008 a finales de este mismo año.