La Nueva Pescanova  aporta ingresos marginales a la "vieja" Pescanova al cierre de su primer trimestre fiscal 2017-18. Presenta plan estratégico  con 2020 como objetivo e intnta mantenese al margen del proceso judicial que se está realizando sobre sus directivos. Renovación de marca comercial, renovación de imagen corporativa y nueva dirección de responsabilidad social corporativa.

ACTIVIDAD

Pescanova fue fundada en 1960 por José Fernández López, que estableció Pescanova en el puerto de Vigo, en la costa noroeste de España.
Desde sus inicios, Pescanova desarrolló una tecnología inédita, a través de la cual el pescado, en el mismo momento de su captura, es limpiado, troceado, ultracongelado y empaquetado a bordo de los buques factoría, lo que impide cualquier deterioro o pérdida de las cualidades nutritivas del producto. Con esta innovación en el mundo de la pesca, Pescanova consiguió un rápido y sólido crecimiento. Simultáneamente, la empresa fue dotada de una red que permitiera la comercialización de todos los productos con marca Pescanova.
Manuel Fernández de Sousa-Faro, hijo del fundador de Pescanova, tomó la presidencia de la compañía a principios de los 80.


El grupo Pescanova entró en concurso de acreedores en 2013 y dos años después se aprobó su reestructuración, que conllevó su división:


-    Nueva Pescanova: parte productiva bajo control de la banca acreedora,
-    "Vieja" Pescanova: sociedad de cartera en manos de los minoritarios, cuyo principal activo es un 20 % de las acciones de la firma "hermana".

Sede Pescanova

RESULTADOS

En el primer trimestre de su año fiscal 2017-2018  la "Vieja" Pescanova registró ventas por importe de 111.000 euros, procedentes principalmente de Nueva Pescanova. El resultado neto arroja pérdidas por importe de 26.000 euros, frente a los 10.000 euros positivos de un año atrás.

Pescanova cerró su año fiscal 2017 (hasta noviembre) con ingresos por importe de 69 millones de euros, un 50% menos que un año atrás. El resultado neto fue de -6 millones de euros, frente a las pérdidas de 2.999 millones del año fiscal 2016.
La Nueva Pescanova cierra su año fiscal el 30 de noviembre y sus últimos resultados publicados corresponden al cierre del año fiscal 2017, cuando superó todas las previsiones, incluso las marcadas por la propia compañía en su plan estratégico 2020.
Nueva Pescanova cerró 2017 (año fiscal cerrado en noviembre) con un resultado bruto de explotación (Ebitda) de 80 millones de euros, un 18% más respecto al ejercicio anterior.
La compañía facturó 1.081 millones de euros, lo que supone 2% más que en 2016, mientras que las ventas en el canal “retail”, un segmento estratégico para el grupo, se incrementaron un 6,3%. Ha reducido en un 35% la deuda restructurada. El endeudamiento neto a valor razonable ha mejorado en 2017, alcanzando un ratio de 6,5 veces el Ebitda.

RESULTADOS20162017%16-17
COTIZACIÓN5.911.19-79.8%
CIFRA DE NEGOCIO*10469-33.6%
BDI*-2.999-699.7%
CASH FLOW*000%
DIVIDENDOS*000%
ACCIONES*28.73828.7380%
CAPITALIZACIÓN*169.84234.198-79.86%
PATRIMONIO NETO*2.8282.8230%

*Dato dividido entre 1.000

RATIOS20162017
VC0.090.098
PVC6012.11
VPA00
PSR1633495
RCN0%0%
ROM0%0%
YIELD0%0%
PAY-OUT0%0%
BPA-0.10
CBA--
PEG--
PER--
INV.PER--

INFORME

La “vieja” Pescanova cerró su último ejercicio fiscal (1 de diciembre de 2016-30 de noviembre de 2017) con unas pérdidas de 6.000 euros, lo que le permite recortar en un 99% los números rojos de 2,99 millones de euros registrados en el año anterior. La firma, que cuenta con el 1,6% de Nueva Pescanova, contaba a 30 de noviembre de 2017 con un capital de 172,4 millones de euros, que representa 28,7 millones de acciones con un valor nominal cada una de ellas de 6 euros.
La “vieja Pescanova” continuará por el momento siendo una sociedad cuyos principales activos son su participación societaria en Nueva Pescanova y una cuenta a cobrar a Nueva Pescanova por los pasivos no segregados.

En cuanto al proceso judicial, la Audiencia Nacional ha dictado auto de apertura de juicio oral contra la cúpula de Pescanova por ocho delitos, entre ellos falseamiento de cuentas, estafa y uso de información privilegiada, en un auto, con fecha del 11 de junio.
En el llamado "caso Pescanova", que analiza desde 2013 el descalabro de la firma gallega por numerosas irregularidades contables, serán juzgadas 19 personas físicas y 12 jurídicas, entre ellos el expresidente de la firma, Manuel Fernández de Sousa. Los ocho cargos por los que deberán responder son falseamiento de cuentas anuales, falseamiento de información económica y financiera, falsedad en documento mercantil, estafa, insolvencia punible, blanqueo de capitales, uso de información privilegiada e impedimento de la actuación del organismo supervisor.
En el auto se declara a Pescanova S.A. (una de las dos partes en que se dividió el grupo gallego tras el concurso de acreedores), el auditor BDO y la sociedad Buena Pesca 97 como responsables civiles subsidiarios
Por su parte, la Nueva Pescanova mantiene una importante fortaleza patrimonial y fuerte reducción de la deuda, gracias a la ampliación de capital, garantizan los recursos para la ejecución del plan estratégico. Así, la ampliación de capital permitió pasar de 12 millones de euros a 144 millones de euros de capital social, como se preveía en el plan de viabilidad ratificado en sede judicial.
Con su nuevo plan estratégico 2020, se propone cuadriplicar el Ebitda en cuatro años, así como reforzar su negocio en sus principales áreas geográficas, España, Portugal, Francia, Italia y Estados Unidos, la optimización de costes, la gestión de los procesos y la centralización de todas las filiales de la compañía en una sola organización vertical.
En 2017 renovó la marca “Pescanova”, tanto desde el punto de vista de marca comercial como su imagen corporativa. El pasado año creó también una dirección de responsabilidad social corporativa de la compañía, con el objetivo de multiplicar sus esfuerzos en RSC.
En base a nuestro análisis fundamental no es un valor para tener en cartera, al margen.