Las ventas de viviendas de segunda mano en Estados Unidos subieron un 4,3% en enero, hasta una cifra anualizada y ajustada de 4,57 millones de unidades.

Los analistas consultados por Bloomberg esperaban de media una lectura de 4,66 millones y un alza del 1,1%. Pero es que el dato de diciembre ha sido fuertemente corregido a la baja. En concreto, en el último mes del año, la cifra anualizada de ventas se quedó en 4,38 millones, muy por debajo de los 4,69 millones de la primera estimación.

El stock de viviendas sin vender cayó un 0,4% en enero, hasta los 2,31 millones, que es el nivel más bajo desde marzo de 2005, y supone que al actual número de ventas se necesitarían 6,1 meses para que desapareciera.