La Comisión Europea ha comunicado a varias compañías europeas distintas sanciones por pactar precios del bitumen, el derivado de hidrocarburos que se utiliza en el asfalto, según Reuters. En concreto, la sanción será de 83,85 millones de euros para Cepsa, de 80,5 millones de euros para Repsol y de 8,66 millones de euros para Galp España. BP Oil España, que también estaba incluido en el expediente, no ha sido sancionado.